Relato erótico: Sexo en la oficina, mejor que Pornhub.

Hace unos meses se ha incorporado un chico nuevo para almacén en la empresa, y me da un morbo que  no se puede aguantar. Aunque yo estoy en oficinas, aprovecho cualquier excusa para  ir al almacén y pasar un rato allí. Creo que yo también le pongo, pues ya lo he pillado más de una vez mirando mis generosos pechos.

Hoy estaremos solos, pues el resto de la empresa se marcha a un congreso. Así que he decido que hoy me lo follo.

Llevo un vestido corto con generoso escote, y nada más llegar me doy cuenta de cómo me mira, una mirada de deseo con un punto de lujuria. Le propongo que a la hora del desayuno nos veamos, ya que estamos solos. La idea es bien recibida y quedamos a media mañana. Antes de ese momento aprovecho para provocarlo y ponerlo a tono siempre que tengo la oportunidad. Voy al almacén a buscar material, le pido que me ayude con alguna caja, cuando me agacho dejo que mi escote se abra y le doy tiempo para que mire mis grandes tetas, y funciona, pues se nota en sus pantalones como crece un bulto de excitación.

Relatos eróticos Relato erótico: Sexo en la oficina, mejor que Pornhub. 1
Relatos eróticos Relato erótico: Sexo en la oficina, mejor que Pornhub. 2
Relatos eróticos Relato erótico: Sexo en la oficina, mejor que Pornhub. 3

Llega la hora del desayuno, este es mi momento. Me siento frente a él y me subo el vestido, lo justo para que parezca accidental y que le permita ver mas de mi, y él aprovecha para recrearse la vista, lo cierto es que me excita que me mire de esa manera, y mi excitación se nota en mis pezones que se ponen duros. A él también le excita notar mis pezones reaccionando bajo mi ropa, porque puedo percibir de nuevo ese bulto entre sus piernas, y cada vez tengo mas ganas de probarlo.

Voy a preparar un par de cafés y cuando los llevo al comedor de la empresa, me siento en la mesa frente a él mientras sigue en su silla. Le digo que para un desayuno completo solo falta el postre, y le pregunto si es goloso mientras me subo un poco más el vestido, invitándolo a que tome acción.

 Mi invitación obtiene una respuesta favorable. Su mano comienza a acariciar mis piernas, subiendo desde la rodilla hasta mi cadera, me agacho para buscar su boca y por fin probar esos labios mientras siento como sus  manos suben para acariciar mis pechos por encima de la ropa, mis pezones vuelven a estar duros por la excitación y por como me masajea las tetas. Dejo caer mi vestido hasta la cintura para que tenga acceso libre a mis tetas. Me desabrocha el sujetador y una vez liberados mis pechos, su boca va bajando por el cuello, la clavícula, hasta llegar a mis pechos, noto sus labios rodeando mis duros pezones que reacciona mas todavía a sus contacto, su lengua los lame, sus dientes los mordisquean y eso me vuelve loca. 

Relatos eróticos Relato erótico: Sexo en la oficina, mejor que Pornhub. 4

Quiero sentir su polla, así que me bajo de la mesa con el vestido en la cintura y las tetas al aire, me arrodillo delante de él, y desabrocho su pantalón, comienzo a bajarlo al mismo tiempo que también lo hago con sus boxers negros, dejando su excitado y enorme polla al aire. Esta dura como una piedra. La agarro con la mano y la masajeo, como no aguanto mas las ganas, me la llevo a la boca… ufffff está caliente, dura, sabrosa, me encanta sentirla dentro de mi boca hasta lo mas profundo, gime de gustos y ya me imagino su corrida, eso me excita más todavía.

Pero me aparta antes de correrse y me dice que también quiere probar mi excitación. Y me sube a la mesa, me quita el vestido y me desnuda por completo. Me abre de piernas y comienza lamiendo mis muslos subiendo desde la rodilla hasta llegar con su boca  a mi sexo húmedo y excitado, noto su lengua recorrerlo despacio buscando mi clítoris y cuando lo encuentra lo lame suavemente presionando para notar su su lengua jugando con el, lo succiona dentro de su boca y aumenta la velocidad de la lengua describiendo círculos sobre mi punto mas sensible. Su boca se llena de los jugos de mi excitación y yo quiero sentirlo dentro de mi. Una de sus manos sube hasta mi sexo e introduce un dedo al mismo tiempo que me come el coñito y estoy a punto de correrme y aprieto su cabeza entre mis piernas para que no deje de lamerme hasta que un orgasmo me recorre todo mi cuerpo mientras su boca y sus dedos siguen dándome placer.

Pero no termina aquí, él se aparta de mis piernas, se levanta de la silla, me baja de la mesa y me pone de espaldas a él, inclinada sobre la mesa.. su polla está cada vez mas dura y la guía hasta mi sexo empapado por la excitación, entra fácilmente, primero despacio hasta el fondo, lo noto volver a salir y comienza a embestirme con fuerza y rápidamente, al mismo tiempo que me coge de las tetas que se bambolean al movimiento de cada embestida, los dos gemimos por el placer. Cada vez me embiste con mas intensidad y una de sus manos baja hasta mi clítoris para masturbarlo al mismo tiempo que me folla salvajemente, y vuelvo a sentir que estoy a punto de correrme una segunda vez y esta vez con su polla dentro de mi y me dejo llevar por otro tremendo orgasmo y quiero sentir su semen, así que me doy la vuelta me arrodillo nuevamente ante él y me llevo su polla a mi boca, y enseguida noto como un chorro de leche caliente sale para llenar mi boca, no dejo de chuparle mientras gime con sus manos en mi cabeza hasta quedar vacío por completo.

El polvazo ha sido como lo esperaba, nos vestimos y prometemos que esto hay que repetirlo.

A este tío tengo que probarlo mas todavía.